SISTEMA INMUNE: La mejor defensa es un buen ataque. La Escuela Iniciativas Culturales
aumentar nuestras defensas 2015-11-14

Reseña de la intervención de la Prof. Hélade Sotomayor Pérez. (Bioquímica, Bioquímica
Clínica, Especialista en Herbodietética) en la actividad “Cómo aumentar nuestras defensas para el invierno“.

¿Cómo protegernos en otoño/invierno?

El Sistema Inmune (SI) es de una enorme importancia para el mantenimiento del organismo de manera saludable. Se trata de una red de células, tejidos y órganos, que a través de la producción de sustancias químicas (como anticuerpos) y otros mecanismos, funcionan en equipo para defendernos de los gpotenciar sistema inmuen1érmenes patógenos, sustancias dañinas y células transformadas. Pese a su complejidad estructural, su estrategia de acción consiste en: reconocer al enemigo, concentrar todo su arsenal y ¡atacar!

Preservar al SI en buen estado es vital, especialmente en las estaciones de otoño e invierno que, por sus características, ponen a prueba nuestras defensas.

¿CÓMO POTENCIAR EL SISTEMA INMUNE?

1. Combatir el estrés
2. Dormir lo suficiente
3. Realizar ejercicio físico moderado
4. Participar de un contacto humano saludable
5. Mantener una alimentación adecuada, sobre todo de productos de estaciópotenciar sistema inmuen2n y de nuestra zona geográfica, procedentes de la agricultura ecológica.

Se recomienda diariamente: frutas frescas, vegetales y otros alimentos ricos en vitaminas, minerales, agua, antioxidantes, proteínas de alta calidad biológica, ácidos grasos omega 3, 6 y 9, etc. También resultan interesantes las algas y las setas (reishi, maitake, shitake, etc).

Algunos productos naturales y suplementos alimentarios también nos pueden ayudar tanto en la prevención como en el tratamiento de catarros y gripes. Entre ellos:

Productos naturales:
De la colmena:
Miel: Alimento altamente nutritivo rico en vitaminas, oligoelementos, hidratos de carbono,… que proporciona energía, refuerza el SI y tiene efectos antioxidantes.

Propóleo: Múltiples propiedades preventivas y terapéuticas. Es el antiséptico natural más potente que existe; cicatrizante, antinflamatorio, inmunoestimulante, ligeramente analgésico, revitalizante y antioxidante.

Jalea real y polen: Dos de los alimentos más concentrados que da la naturaleza. Ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes, aminoácidos. Se recomiendan sobre todo en los cambios de estación y cuando hay una mayor demanda energética, de 1 a 2 gramos de jalea real al día, y/o 3 cucharaditas de café de polen. Especialmente indicado en: niños, deportistas, amas de casa, estudiantes y ancianos.

Probióticos y fibra prebiótica:
Probióticos: O flora intestinal activa. Permiten al intestino cumplir su función. Presentes en: yogur natural, kéfir, alimentos fermentados como chucrut (col fermentada), pan de masa fermentada, etc…

Prebióticos: Sustrato de los probióticos En: plátanos, alcachofas, cebollas, puerros…

En condiciones especiales como el consumo de antibióticos de amplio espectro, las sesiones de quimioterapia o la temporada otoño/invierno, puede requerirse la ingesta a través de suplementos alimenticios que incluyen alrededor de 10.000 millones de bacterias vivas de diferentes cepas por dosis y un par de fibras prebióticas.

Plantas:
Equinácea: Aumenta las defensas del organismo, efectos antibacterianos, antivíricos, antialérgicos, antinflamatorios y cicatrizantes.

Tomillo: Estimula las defensas naturales del organismo. Expectorante y antiséptico, especialmente útil en infecciones respiratorias.

Cúrcuma: Presente en el curry. Antitumoral y antioxidante. Antinflamatorio natural más potente que se conoce. Muy utilizada en afecciones de hígado, conductos biliares y articulaciones (otoño/invierno). Recomendación: mezclar ¼ de cucharada sopera de cúrcuma en polvo con ½ cucharada sopera de aceite de oliva y una pizca de pimienta negra (para aderezar verduras, sopas y ensaladas).

Complementos alimenticios:
Vit C: Estimula el sistema inmune ejerciendo un efecto protector frente a las infecciones. Fundamental para la síntesis del colágeno, la proteína más abundante de nuestro cuerpo para el funcionamiento normal de la piel, articulaciones, etc. Presente en cítricos, pimientos, coles de Bruselas, coliflor, kiwi,… En ocasiones es necesario suplementarla.

Vit D: Producida por la piel cuando se expone directamente al sol. En otoño/invierno muchas veces hay que suplementarla. Estimula el SI. Tiene múltiples efectos en la prevención y lucha contra el cáncer. Está presente en: aceite de hígado de bacalao, salmón, caballa, sardinas, etc.

Se, Zn y Cu: Potentes antioxidantes, estimulantes del SI y con efectos antitumorales. El Cu adicionalmente protege las mucosas. Presentes en: pescados, mariscos, frutos secos,…

ÁC GRASOS OMEGA 3: Múltiples estudios revelan sus efectos inmunomoduladores y antitumorales, entre otros efectos beneficiosos para la salud. Presentes en pescados grasos y semillas de lino, nuez y otros frutos secos. El lino debe estar molido para que estén disponibles los omega-3.

Las formas enunciadas anteriormente son el mejor ejemplo de que cuando se habla del Sistema Inmune, la mejor defensa es un buen ataque.

Reseña: Implicarse socialmente en proyectos solidarios es altamente beneficioso para reforzar nuestro sistema inmune.